Marco Regulatorio de la Contabilidad en Chile

Normativa Contable

         i.            Normativa Tributaria y Comercial

La normativa tributaria chilena manifestada en cuerpos legales como el Código de Comercio, Código Tributario, Ley de La Renta como también en normas de orden administrativo emanadas del Servicio de Impuestos Internos a través Reglamentos, Circulares y Oficios.

Se ha seleccionado algunas normas necesarias para comprender el contexto jurídico que regulan formalmente las actividades de registro contable que luego serán el punto de partida para la determinación de la tributación  sobre las utilidades.

En cuanto a los libros contables, se distingue entre libros “obligatorios” y “potestativos” o “facultativos” de acuerdo a lo señalado por el Artículo Nº 25 del Código de Comercio que dispone:

“Todo comerciante está obligado a llevar para su contabilidad y correspondencia:

1º El libro Diario,

2º El libro Mayor o de Cuentas Corrientes,

3º El libro de Balances,

4º El libro Copiador de Cartas”.

De esta manera, el legislador ha establecido un mínimo de libros obligatorios para todos los comerciantes, permitiendo incorporar otros en forma voluntaria, debe mencionarse en todo caso que en lo referente al libro copiador de cartas, en la práctica ha sido reemplazado por motivos tecnológicos.

Por otra parte, en el Código Tributario bajo el párrafo segundo “de algunas normas contables”, el Artículo 16 en su inciso primero señala que:“En los casos en que la ley exija llevar contabilidad, los contribuyentes deberán ajustar los sistemas de ésta y los de confección de inventarios a prácticas contables adecuadas, que reflejen claramente el movimiento y resultado de sus negocios” y, en su inciso tercero continua diciendo que “Salvo disposición expresa en contrario, los ingresos y rentas tributables serán determinados según el sistema contable que haya servido regularmente al contribuyente para computar su renta de acuerdo con sus libros de contabilidad”.

Ahora bien, es necesario tener presente que el resultado financiero determinado de acuerdo a normativa contable (PCGA o IFRS) no es necesariamente el resultado tributario que servirá como base para la determinación del impuesto a las utilidades (Renta), ello de acuerdo a lo que indica el mismo Código Tributario en el inciso tercero del artículo 16 que señala “Sin embargo, si el contribuyente no  hubiere seguido un sistema contable generalmente reconocido o si el sistema adoptado no refleja adecuadamente sus ingresos o renta tributable, ellos serán determinados con un sistema que refleje claramente la renta Líquida, incluyendo la distribución o asignación de ingresos rentas deducciones y rebajas del comercio, la industria  o los negocios que se poseen o controlen por el contribuyente.

En el mismo Código bajo el Título II “De las obligaciones de los Comerciantes” se indica:

Artículo 26: Los libros deberán ser llevados en lengua castellana.

Artículo 27: En el libro diario se asentarán por orden cronológico y día por día las operaciones mercantiles que ejecute el comerciante, expresando detalladamente el carácter y circunstancias de cada una de ellas.

Artículo 28: Llevándose libro de caja y de facturas, podrá omitirse en el diario el asiento detallado, tanto de las cantidades que entraren, como de las compras, ventas y remesas que el comerciante hiciere.

Artículo 29: Al abrir su giro, todo comerciante hará en el libro de balances una enunciación estimativa de todos sus bienes, tanto muebles como inmuebles, y de todos sus créditos, activos y pasivos. Al fin de cada año formará en este mismo libro un balance general de todos sus negocios.

Artículo 30: Los comerciantes por menor llevarán un libro encuadernado, forrado y foliado, y en él asentarán diariamente las compras y ventas que hagan tanto al fiado como al contado.

Artículo 31: Se prohíbe a los comerciantes:

1º Alterar en los asientos el orden y fecha de las operaciones descritas;

2º Dejar blancos en el cuerpo de los asientos o a continuación de ellos;

3º Hacer interlineaciones, raspaduras o enmiendas en los mismos asientos;

4º Borrar los asientos o partes de ellos;

5º Arrancar hojas, alterar la encuadernación y foliadura y mutilar alguna parte de los libros.

Artículo 32: Los errores y omisiones que se cometieren al formar un asiento se salvarán en otro nuevo en la fecha en que se notare la falta.

Artículo 33: El comerciante que oculte alguno de sus libros, siéndole ordenada la exhibición, será juzgado por los asientos de los libros de su colitigante que estuvieren arreglados, sin admitírsele prueba en contrario.

Artículo 34: Los libros que adolezcan de los vicios enunciados en el artículo 31 no tendrán valor en juicio a favor del comerciante a quien pertenezcan, y las diferencias que le ocurran con otro comerciante por hechos mercantiles, serán decididas por los libros de éste, si estuvieren arreglados a las disposiciones de este Código y no se rindieren pruebas en contrario.

Artículo 37: Los libros hacen fe contra el comerciante que los lleva, y no se le admitirá prueba que tienda a destruir lo que resultare de sus asientos.

Algunas de las disposiciones contables contenidas en el Código Tributario señalan lo  siguiente:

El contribuyente que explote más de un negocio, comercio o industria, de diversa naturaleza (…) podrá usar diferentes sistemas de contabilidad para cada uno (de ellos).

No es permitido a los contribuyentes cambiar el sistema de su contabilidad, que haya servido de base para el cálculo de su renta, de acuerdo con sus libros, sin aprobación del Director Regional (del SII).

Los balances deben comprender una período de doce meses, salvo en los casos de término de giro (o) del primer ejercicio del contribuyente (…) Los balances deberán practicarse al 31 de Diciembre de cada año.

El Director Regional (del SII) podrá autorizar la sustitución de los libros de contabilidad por hojas sueltas, escritas a mano o en otra forma (…) dichas hojas deberán foliarse con numeración corrida y timbrarse previamente por el Servicio (de Impuestos Internos).

Respecto de la práctica contable, el Código Tributario establece que:

Queda prohibido a los contadores proceder a la confección de balances que deban presentarse al Servicio (de Impuestos Internos), extrayendo los datos de simples borradores, y firmarlos sin cerrar al mismo tiempo el libro de inventarios y balances.

El contador que al confeccionar cualquier declaración o balance o que como encargado de la contabilidad de un contribuyente incurriere en falsedad o actos dolosos, será sancionado (…) y castigado.

Salvo prueba en contrario, no se considerará dolosa o maliciosa la intervención del contador, si existe en los libros de contabilidad, o al término de cada ejercicio, la declaración firmada del contribuyente, dejando constancia de que los asientos corresponden a datos que éste ha proporcionado como fidedignos.

De esta manera, se puede inferir que, cuando un contador registra en los libros datos falsos, ignorando que lo son, porque su cliente declara que son fidedignos, cree que está ejecutando un acto lícito y en realidad el contribuyente está sacando partido de su actividad para violar la ley, se produce, en consecuencia, lo que se denomina legalmente concurso de acción sin concurso de voluntad.

En consecuencia, compete al contador la responsabilidad del proceso contable.

        ii.            Normas Técnicas

Tal como lo señala el Boletín Técnico número 1 del Colegio de Contadores El objetivo de la contabilidad es: “proveer información cuantitativa y oportuna en forma estructurada y sistemática sobre las operaciones de una entidad, considerando los eventos económicos que la afectan, para permitir a ésta y a terceros la toma de decisiones sociales, económicas y políticas. Para el ente en sí esto involucra un elemento importante de control, eficiencia operativa y planificación”.

La contabilidad se rige por principios que proporcionan el soporte respecto del cual se realizaran los registros que luego formaran parte de los reportes que informaran sobre el estado económico de la empresa y sus resultados en un determinado periodo, en nuestro país se conocieron como “Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados”(PCGA) pero con el proceso de la globalización económica, inversiones directas e indirectas tras las fronteras, se ha visto la necesidad de mejorar y armonizar los informes financieros en todo el mundo.

Las fuentes de principios y normas de contabilidad generalmente aceptados en Chile son:

-          Boletines Técnicos promulgados por el Colegio de Contadores de Chile A.G.

-          Las Normas Internacionales de Contabilidad

-          Los pronunciamientos de organismos extranjeros compuestos por contadores expertos que deliberan sobre asuntos de contabilidad.

-          Las prácticas o pronunciamientos bastante reconocidos como generalmente aceptados, por representar la práctica sobresaliente, dentro de una industria en particular, o la aplicación inteligente en materia de conocimiento a circunstancias específicas de pronunciamientos que son generalmente aceptados.

Órganos Administrativos

                                 i.            Servicio de Impuestos Internos

El Sii en Ordinario N° 293 de 26 Enero 2006 dirigido a la SVS “En relación con lo solicitado, este Servicio expresa que la aplicación de las Normas internacionales de Información Financiera, se enmarcan en un ámbito estrictamente contable financiero que no modifican ni afectan a las normas tributarias, por lo que los contribuyentes antes referidos al determinar sus estados Financieros, de acuerdo a las normas referidas, de todas maneras estarán obligados a efectuar los ajustes necesarios a dicho resultado para determinar la utilidad sobre la cual deben cumplir con sus obligaciones impositivas, ya que con motivo de la referida conversión se seguirán otorgando tratamientos diferentes a ciertas partidas desde el punto de vista contable financiero y tributario y por consiguiente persistirán las denominadas diferencias permanentes y transitorias.”

                                ii.            Superintendencia de Valores y Seguros

 La Superintendencia de Valores y de Seguros (S.V.S) en su Oficio Circular Nº 368 del 16 de octubre de 2006   “informa e imparte medidas sobre proceso de convergencia de Principios Contables Generalmente Aceptados en Chile a Normas Internacionales de Contabilidad y Normas Internacionales de Información Financiera”.

A partir del 1° de enero de 2009, las principales sociedades anónimas inscritas en la SVS (aquellas con una presencia bursátil superior al 25% o que estén obligadas a constituir comité de directores) deben reportar sus estados financieros de acuerdo con las Normas Internacionales de Información Financiera (también conocidas como NIIF o IFRS). La implementación en el caso de las corredoras de seguros, fondos mutuos y administradoras de fondos de pensiones será a partir del 1 de enero de 2010. Para el resto de las sociedades inscritas, no emisoras, la implementación será a partir del 1 de enero de 2011.  

La norma de la SVS se contrapone a lo señalado por el Colegio de Contadores, entidad que por ley es la responsable de emitir las normas contables en Chile y que está en proceso de convergencia de las normas internacionales para los efectos de su pronta emisión en Chile, y que es tajante al advertir que el plazo de incorporación de los nuevos principios es el 1 de enero de 2009 y para todas las empresas por igual.

                              iii.            Colegio de Contadores[i]

En noviembre de 1971, el Consejo General del Colegio de Contadores de Chile crea la Comisión de Principios y Normas de Contabilidad, de acuerdo con la atribución contenida en la letra “g” del Art.13 de Ley No 13.011, que lo obliga a “dictar normas relativas al ejercicio profesional”. El 09 de enero de 1973, el Consejo General del Colegio de Contadores aprueba el Boletín Técnico Nº 1, en el cual se enuncia y explican los elementos constituyentes de la “Teoría Básica de la Contabilidad” en la que se fundamentan las normas contables.

Este organismo la única entidad de derecho privado que tiene la facultad para emitir normas que son de aplicación general en Chile. En estos 34 años, el Colegio de Contadores de Chile, ha emitido 77 Boletines Técnicos. Analizando dichos Boletines, ya en el año 1997, se inicia un proceso de adopción de normativa internacional con la emisión del Boletín Técnico Nº 56 sobre Principios y Normas de Contabilidad el cual señala “En ausencia de un Boletín Técnico que dicte un principio o norma de contabilidad generalmente aceptado en Chile, se debe recurrir, preferentemente, a la norma internacional de contabilidad (“NIC”) correspondiente”.

El Colegio de Contadores de Chile A.G. en el año 2004, firmó un convenio con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en su calidad de Administrador del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), con el fin de “Insertar a Chile en él ámbito internacional, aplicando criterios uniformes en la presentación financiero-contable, facilitando la integración comercial”, siendo la Convergencia de Principios Contables nacionales a Normas Internacionales el principal componente. Dicho convenio señala que el plazo para la ejecución del Programa es de cuarenta y ocho meses, por lo tanto, la Comisión Técnica de Principios y Normas de Contabilidad ha preparado un plan de trabajo considerando que las nuevas normas de contabilidad, resultantes del Plan de Convergencia, serán emitidas a lo largo de dicho periodo, lo que se traduce en una fecha límite de implementación para el 01 de enero de 2009.


[i] Colegio de Contadores de Chile.

Colegio profesional  originado en el Registro Nacional de Contadores, que agrupó la profesión en 1932 por medio de la Ley Nº5.102. Posteriormente en 1958 se creó por la Ley Nº13.011 el “Colegio de Contadores de Chile”, para transformarse por imperio del D.L. N° 3.621 de 1981 en el actual Colegio de Contadores de Chile A.G.  

En la actualidad, este Colegio transformado en Asociación Gremial, al cual le corresponde velar por la normalización y uniformidad de la práctica contable a nivel nacional y el ejercicio de la profesión de Contador. Periódicamente emite Boletines Técnicos relativos a aspectos contables, tributarios y previsionales, los que entrega a sus afiliados, su página web es www.chilecont.cl En noviembre de 1971, el H. Consejo General del Colegio de Contadores de Chile creó la Comisión de Principios y Normas Contables, para cumplir con una resolución en tal sentido del Cuarto Congreso Nacional (septiembre 1970) y de acuerdo con la atribución contenida en la letra “g” del Art. 13 de la Ley No 13.011, que lo obliga a “dictar normas relativas al ejercicio profesional”.

 

About these ads

Acerca de NELSON CABELLO

M.B.A.│Postitulo en Derecho Tributario│Postitulo en Liderazgo y Gestión Educacional │Contador Público Auditor│ Socio Fundador de Consultora Sur , dedicada a apoyar Instituciones de Educaciòn y Capacitaciòn en aspectos relativos a Consultorías Tributarias y Financieras, Outsourcing Contable Auditoria Financiera,Control Interno & Gobierno Corporativo nelson.cabello@consultorasur.cl Teléfono Móvil 866 973 03 www.consultorasur.cl
Esta entrada fue publicada en Contabilidad, impuestos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s