Surge debate por contratos entre Price y La Polar: Servicios adicionales a auditoría suman $ 142 millones

Una serie de servicios, distintos al de la auditoría de los estados financieros, prestó PriceWaterhouse Coopers (PWC) a la multitienda La Polar, reveló hoy el portal electrónico eldinamo.cl, generando un debate respecto de la conveniencia de estos contratos.

La ex gerenta corporativa de administración de La Polar, María Isabel Farah, informó el 25 de febrero pasado a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) que durante el año 2010 PWC prestó servicios de auditoría por un monto de unos $ 187 millones y que también cobró honorarios por otras prestaciones por unos $ 142 millones, por concepto de “capacitación al personal y revisión de cumplimientos normativos”.

Fuentes cercanas a PWC aseguraron que se trató de asesorías por concepto de “taller de habilidades blandas, liderazgo y trabajo en equipo para vendedores”, y otro para administrativos, por montos de $ 47 millones y $ 57 millones, respectivamente.

Abogados y expertos en temas de gobierno corporativo consultados por La Segunda coincidieron en que si bien el asunto no es ilegal, y de hecho, sucede en varias empresas, la situación genera cuestionamiento, ya que esta “duplicidad de funciones” podría restar independencia a la labor del ente auditor.

“La última ley de gobiernos corporativos es clara y sólo prohíbe que las auditoras lleven a cabo algunas otras funciones, aparte de la de auditar los estados financieros. Para las labores que no están en esa lista, y que por lo tanto no están prohibidas, se debe contar con la autorización del comité de directores”, explicó un abogado que pidió reserva de su nombre.

El experto en derecho constitucional, Rodrigo Albornoz, apuntó al hecho de que los montos recibidos por PWC por concepto de auditoría son similares a los obtenidos por “otras prestaciones”. “La calidad de las auditoras debe ser la de independencia, para asegurar que la información que se entrega es efectiva. Si presta otros servicios, se puede generar un conflicto de interés”.

Una opinión diferente es la del director del Centro de Gobierno Corporativo de la U. de Chile, Dieter Linneberg, quien aseguró que “hay casos en los que el auditor tiene un conocimiento muy importante de la empresa, por lo que le es más fácil responder una duda específica, y no por ello perder independencia”.

“La ley especifica los temas que están prohibidos”, señaló.

Fuente :  Diario La Segunda , Jueves 30-06-2011

Acerca de NELSON CABELLO

M.B.A.│Postitulo en Derecho Tributario│Postitulo en Liderazgo y Gestión Educacional │Contador Público Auditor│ Socio Fundador de Consultora Sur , dedicada a apoyar Instituciones de Educaciòn y Capacitaciòn en aspectos relativos a Consultorías Tributarias y Financieras, Outsourcing Contable Auditoria Financiera,Control Interno & Gobierno Corporativo nelson.cabello@consultorasur.cl Teléfono Móvil 866 973 03 www.consultorasur.cl
Esta entrada fue publicada en Contabilidad, ETICA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s